Connect with us

Congreso

En promedio, cada cinco días se aprueba una nueva ley en Colombia

Published

on

Es costumbre que para cada nuevo problema surge una ley. En el último año se aprobaron 69 normas.

En Colombia se ha vuelto costumbre que para cada nuevo problema, hay una ley. A tal punto que el país se ha visto ‘sepultado’ por decenas y decenas de nuevas leyes que ingresan al ordenamiento jurídico para ‘normatizar’ la vida cotidiana de los ciudadanos.

Por ejemplo, en el último año, entre julio de 2019 y junio de 2020, se aprobaron 69 nuevas normas en el Congreso, entre ellas cinco reformas constitucionales. Es decir, en promedio, cada cinco días se aprueba una nueva ley.

El fenómeno se debe a que, como lo dijo el profesor y abogado Hernán Olano, “existe el problema de medir a los congresistas por el número de proyectos presentados y la cantidad de iniciativas aprobadas, pero no por la eficacia de estas”.

(Le puede interesar: ¿Cómo sería la primera fase de vacunación de covid-19 en Colombia?)

Solo el último año fueron radicados en el Congreso 362 proyectos. Y esta semana, cuando arrancó la nueva legislatura del Congreso, fueron radicados cerca de 50 nuevos. Y vendrán más, pues el Centro Democrático anunció que este semestre radicará 138 proyectos. ¿Qué tan conveniente es ese volumen normativo en un país en el que muchos ciudadanos se suelen pasar por la faja las normas?

“Las leyes no cambian el mundo. Algunas veces son más una forma de evasión que un instrumento para la solución de los problemas”, dijo recientemente el rector de los Andes, Alejandro Gaviria, durante un discurso de grado. 

El profesor Olano, durante su paso por la Universidad de La Sabana, publicó un informe en el que asegura que el 30 por ciento de las normas tramitadas cada año por el Congreso son “inútiles”, entre estas las leyes de honores. Entre 2010 y 2017 se aprobaron más de 100 leyes de este tipo, que buscan, por lo general, exaltar a ciertas personalidades.

El jurista llama la atención sobre estas porque generan un compromiso económico y obligan a la Nación a realizar publicaciones o construir monumentos. Miles de millones de pesos se tienen que destinar para su cumplimiento.

(Además: El 50,2 % de los contagiados en el país ya se ha recuperado: Duque)

“La ley se ha convertido en parte del discurso político: en los procesos electorales, parte de las promesas, incluso así no sea para el Congreso, proponen generar una ley y los electores consideran que ello es válido”, indica el Ph. D. en Derecho de la Santo Tomás Jairo Angarita.

En esto coinciden algunos congresistas, quienes se cuestionan sobre la eficacia de algunas leyes aprobadas.

“Hay que dejar de ver al Congreso como una fábrica de leyes. Se debe trabajar para que las leyes que salgan no sean reformas sobre lo mismo de lo mismo, sino que ataquen las razones por las que en Colombia tenemos pobreza, marginalidad y ausencia de empleo”, expresó el representante César Lorduy, quien se preguntó: “¿Cuántos nuevos puestos de trabajo se generaron con las leyes aprobadas?”.

La tendencia reformista llevó a que Colombia sea uno de los países que más reforman su carta política. Desde 1991, la Constitución ha sido modificada 56 veces, se han reformado 110 artículos de los 380 que contiene. Es decir, los legisladores, en menos de 30 años, ya modificaron una tercera parte de la carta política.

Estados Unidos, con una Constitución de 230 años, registra apenas 27 reformas; Bélgica, con 186 años, muestra solo 13 modificaciones; México, con 100 años, reporta 77 ajustes.

“Este exceso de reformas a la Constitución indica la inestabilidad política y la relativización de la norma fundamental”, expresó el constitucionalista Juan Manuel Charry en un artículo publicado en Razón Pública.

(Lea también: Coalición fuerte en el Congreso, clave para la reactivación económica)

Lo más preocupante es que, a pesar de este volumen normativo, los ciudadanos poco cumplen la ley.

Así lo demuestra el estudio ‘Cultura de la legalidad en servidores públicos y ciudadanos’, de la Universidad Javeriana, según el cual 45,8 por ciento de las personas creen que el entorno legal y la autoridad no son eficaces. Y solo el 59 por ciento consideran que las autoridades investigan los actos ilegales.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending